LAS FRESAS - Instituto de Estudios Naturales
Escuela especializada en la formación en terapias alternativas en Madrid: naturopatía, herbodietética, kinesiología, reflexología podal, cosmética natural, flores de bach... También con formación online y tienda online de suplementos.
Instituto de Estudios Naturales, Formación en Terapias Alternativas en Madrid, Tienda online suplementos, Estudios Naturales en Madrid, Formación en Terapias Alternativas online, Suplementación ortomolecular, Comprar suplementos dietéticos,
24695
post-template-default,single,single-post,postid-24695,single-format-standard,cookies-not-set,woocommerce-no-js,ajax_fade,page_not_loaded,,select-theme-ver-4.6,vertical_menu_enabled,wpb-js-composer js-comp-ver-5.5.5,vc_responsive
 

LAS FRESAS

Receta fresas salud

LAS FRESAS

Por Gemma Romero

Estamos entrando en la primavera, época del año donde los grises del invierno se tiñen de colores. Todo brota, la naturaleza en tránsito despierta y el rocío de la mañana va nutriendo un renacer fértil de alimentos vivos.
Es en esta maravillosa estación que llegan las fresas, frutillas del bosque que más que frutos parecen flores y que en su origen, antes de que se cultivasen, sólo aparecían tímidamente entre la humedad de árboles allí donde sus ramas dejaban pasar los rayos solares. Se denominan Fragaria vesca, un género de plantas rastreras estoloníferas de la familia Rosáceae, cuyos atributos ya eran apreciados en la prehistoria y los griegos y romanos las veneraban por su sabor, fragancia y cualidades curativas.
Como todos los frutos rojos del bosque, son alimentos altamente antioxidantes y purificantes. Son ricas en vitamina C, polifenoles, ácido fólico, potasio y manganeso. Destaca el ácido elágico como uno de sus principales nutrientes medicinales. Ideal para prevenir el envejecimiento, los procesos degenerativos como el cáncer o ayudar a preservar la salud del colágeno y la piel. No es de extrañar que las fresas desde bien antiguo hayan sido frutos relacionados con la belleza, la sensualidad y el esplendor físico. Se sabe que aplicadas en forma de cataplasmas para uso externo, son un magnífico remedio para descontaminar la piel, exfoliarla y reducir las manchas oscuras propias del envejecimiento. Continuando con sus cualidades terapéuticas, tienen una acción fortificante sobre dientes y encías, al ejercer un efecto astringente y antiséptico en casos de halitosis, sangrados bucales o gingivitis.
Tanto los frutos como las hojas de la planta fueron utilizados tradicionalmente para aliviar afecciones articulares. Contienen cantidades apreciables de ácido salicílico natural, con acción antiinflamatoria que calma dolores reumatológicos y alivia síntomas por acumulación de ácido úrico en articulaciones. Son alcalinizantes de la sangre, mejoran el tránsito intestinal y reducen exceso de calor en intestinos o pulmones. De hecho, es un gran alimento para determinados tipos de asmas bronquiales cuando sea necesario rebajar calor, desintoxicar, descongestionar y reducir moco.
Sin duda alguna, es una de las frutas más deliciosas de la naturaleza y su versatilidad culinaria apenas tiene límites. Aquí os dejo un batido elaborado con ingredientes de primera calidad y un sabor exquisito que no tiene nada que envidiar al de los batidos comerciales.
Ingredientes:
− Leche casera se almendras crudas sin piel (1 taza llena).
− Fresas.
− Sirope de ágave crudo (opcional).

Elaboración:
Ponemos las almendras en remojo durante toda una noche. Al día siguiente retiramos el agua de remojo, aclaramos y hacemos leche casera de almendras. Para hacer la leche, sólo tenemos que batir en una batidora una taza de almendras por dos o tres de agua. A continuación colamos con un colador de tela y separamos la leche de la pulpa de almendras. Con la leche obtenida, batimos unas cuantas fresas y endulzamos con sirope de ágave crudo si hiciera falta. También se pueden añadir especias al gusto como un poco de cardamomo, nuez moscada, vainilla o jengibre fresco.

Sin comentarios

Escribe un comentario