HELICRYSUM ITALICUM: EL SOL DE LA FITOTERAPIA - Instituto de Estudios Naturales
Escuela especializada en la formación en terapias alternativas en Madrid: naturopatía, herbodietética, kinesiología, reflexología podal, cosmética natural, flores de bach... También con formación online y tienda online de suplementos.
Instituto de Estudios Naturales, Formación en Terapias Alternativas en Madrid, Tienda online suplementos, Estudios Naturales en Madrid, Formación en Terapias Alternativas online, Suplementación ortomolecular, Comprar suplementos dietéticos,
24976
post-template-default,single,single-post,postid-24976,single-format-standard,cookies-not-set,woocommerce-no-js,ajax_fade,page_not_loaded,,select-theme-ver-4.6,vertical_menu_enabled,wpb-js-composer js-comp-ver-5.5.5,vc_responsive
 

HELICRYSUM ITALICUM: EL SOL DE LA FITOTERAPIA

helicrysum fitoterapia

HELICRYSUM ITALICUM: EL SOL DE LA FITOTERAPIA

Por Ailen Rojas Klünder

Equipo de Instituto de Estudios Naturales El Vergel

En estos meses de verano las doradas flores del helicrysum adornan nuestros montes y caminos. Esta planta, también llamada “Sol de oro”, “Tomillo yesquero” o “Siempreviva”, se lleva utilizando desde la antigüedad, y es muy apreciada en la medicina popular por sus grandes propiedades curativas; aún así, no es tan conocida ni tan popular como debería, teniendo en cuenta su gran poder curativo y la abundancia con la que crece en los climas mediterráneos. Por eso voy a hablar un poco más sobre ella a fin de conocer algunos usos cotidianos que podemos darle.

Para empezar algo acerca de su composición. Es una planta muy rica en aceites esenciales, de ahí su fuerte fragancia; entre ellos, el linalol, eugenol, alfa y beta-pinenos y nerol. También contiene ácidos orgánicos, como el cafeico y ursólico, y una gran variedad de principios amargos, la mayoría de ellos flavonoides. La droga vegetal, (parte utilizada de la planta), son las sumidades floridas, que salen sobre el mes de julio.

A rasgos muy generales, esta planta destaca por su efecto “cortisona like”, es decir, por su acción de estimular en el organismo la secreción de hidrocortisona, una hormona natural producida por nuestras glándulas suprarrenales. Esta propiedad del helicriso lo hace un gran remedio antiinflamatorio y antialérgico, y por lo tanto indicado en multitud de trastornos tales como los eczemas, quemaduras, rinitis, alergias estacionales, asma, bronquitis… También es un gran remedio depurativo; el helicriso es una planta colagoga y colerética, esto quiere decir que tiene efecto sobre la esfera del hígado y la vesícula biliar, contribuyendo al trabajo de desintoxicación del organismo y motilidad de la vesícula, entre otros efectos. Es conocido por ser un gran antioxidante y anti radicales libres, y sus efectos estimulantes de la regeneración de tejidos son asombrosos. Esto, junto a sus propiedades diuréticas, antibacterianas, de acción digestiva, y el inmenso foco de acción que tiene sobre la piel y sus trastornos, hacen de él un remedio que trabaja sobre el organismo de forma profunda y muy completa. En uso interno está contraindicado en casos de obstrucción biliar y, en principio, en mujeres embarazadas.

En esta ocasión voy a centrarme más concretamente en las propiedades que tiene el helicriso sobre la piel, ya que es durante su época de floración cuando este órgano de nuestro cuerpo  puede estar más cansado y desvitalizado. Por ejemplo, es un remedio natural muy efectivo para las quemaduras de sol, ya que acelera la regeneración del tejido cutáneo. También, recordemos que el Sol viene siendo desde la antigüedad una representación de lo yang, lo masculino dentro de la dualidad presente en todas las cosas, y en procesos de conflicto con este astro y la energía que desprende, desde una quemadura hasta una alergia al mismo, el helicriso es una planta especialmente indicada, ya que su vibración tan afín al Sol nos ayuda a reequilibrar nuestra relación con esta energía. Esta cualidad será de ayuda en síntomas manifestados en un plano fisiológico, como problemas cutáneos o de hiperreactividad, y también en el psíquico, emocional y energético, siendo utilizado en casos de conflictos con la figura paterna y otros bloqueos relacionados con este arquetipo Padre/Sol. Concibiendo al humano como ser holístico que es, sabemos que ambos tipos de síntomas son muchas veces distintas manifestaciones de un mismo trastorno. Sea como fuere, nunca está de más tener en casa un poco de esta mágica planta y algún preparado del que podamos echar mano si lo necesitamos. Podemos realizar fácilmente un aceite de helicriso casero, en forma de oleomaceración, que nos puede ayudar en muchas situaciones, por ejemplo:

Acné, psoriasis, cicatrices, eczemas, quemaduras solares, prurito, hemorroides, etc.

Se utiliza mucho como cosmético natural de la piel, útil para arrugas, piel frágil y reactiva, granos que se infectan; en general, por su efecto regenerador y antioxidante, contribuye a la belleza, resistencia y salud cutáneas. En esos días en los que hemos recibido mucho sol, podemos aplicarnos un poco de aceite de helicriso por todo el cuerpo después de la ducha y nuestra piel lo agradecerá.  Es muy apreciado por su efecto relajante en este órgano, pero también del sistema nervioso, debido a sus aceites volátiles que incorporamos a nuestro organismo por medio del olfato.

Golpes, moratones, dolor muscular, contracturas, espasmos, rigidez.

El helicriso es una gran planta antiinflamatoria y antiespasmódica, y tiene la capacidad de relajar los músculos y reducir el dolor por sus propiedades analgésicas. En forma de oleomacerado resulta ideal para masajes, fricciones linfáticas, cuidado de las varices, como activador de la circulación o simplemente para disfrutar de aplicarlo por todo el cuerpo y dejar que nos calme la mente y el cuerpo. Embadurnarse el cuerpo con este aceite, es un fenomenal revitalizador energético, en especial cuando la base oleosa es aceite de oliva.

Para prepararlo basta con hacer una excursión a alguna de las maravillosas sierras que nos rodean, recolectar las sumidades floridas de esta planta (también podemos encontrarla en los herbolarios), y ponerlos a macerar en algún aceite como el de oliva o de jojoba de primera presión en frío. En un frasco de cristal, ponemos las flores y añadimos el aceite hasta cubrir por completo la planta; cuanta más saturado de flores esté el aceite, más concentrado y potente será, pero intentaremos que las flores no sobresalgan fuera del aceite para evitar el moho. Podemos añadir un cuarzo u otra piedra de cuyas propiedades queramos beneficiarnos, después cerramos el frasco y dejamos macerar entre 20 y 30 días. Si deseamos incrementar más aún la energía solar de este preparado, podemos colocarlo al sol, si no, en cualquier lugar dentro de casa estará bien. Es importante agitarlo todos los días, y no debemos preocuparnos de si algunas flores empiezan a asomar fuera de la superficie del aceite, ya que con el agitado diario evitamos la aparición de mohos.

Animo a todo el mundo a preparar este fácil y curativo remedio en casa y así entrar en contacto con esta planta maravillosa que tanto puede ayudarnos.

Sin comentarios

Escribe un comentario