Batidos bronceadores de verano - Instituto de Estudios Naturales
Escuela especializada en la formación en terapias alternativas en Madrid: naturopatía, herbodietética, kinesiología, reflexología podal, cosmética natural, flores de bach... También con formación online y tienda online de suplementos.
Instituto de Estudios Naturales, Formación en Terapias Alternativas en Madrid, Tienda online suplementos, Estudios Naturales en Madrid, Formación en Terapias Alternativas online, Suplementación ortomolecular, Comprar suplementos dietéticos,
22802
post-template-default,single,single-post,postid-22802,single-format-standard,cookies-not-set,woocommerce-no-js,ajax_fade,page_not_loaded,,select-theme-ver-4.6,vertical_menu_enabled,wpb-js-composer js-comp-ver-5.5.5,vc_responsive
 
terapias naturales madrid

Batidos bronceadores de verano

Por Gemma Romero

El verano ya está aquí y con él la luz intensa del Sol. Por todos lados nos advierten de la necesidad de protegernos de los rayos solares siempre a través de protectores cosméticos. Desde IEN queremos daros también algunas recomendaciones para fortalecer nuestra piel con el uso de alimentos terapéuticos. Cada tonalidad más oscura de nuestros morenos, es la acción protectora de la piel contra los rayos ultravioletas. Esta acción se hace a través de un pigmento natural llamado melanina.

A través de los alimentos podemos estimular la producción de este pigmento corporal, favoreciendo la capacidad defensiva del organismo. Curiosamente, son los pigmentos de los propios vegetales los que colaboran en esta acción protectora.

Nutrientes específicos son la provitamina A o betacarotenos, presentes en vegetales y frutas con tonalidades verdes, naranjas, amarillas y rojas. La provitamina A, una vez transformada en vitamina A en nuestro cuerpo, es un micronutriente esencial para el buen estado de los epitelios, tanto los internos de las mucosas como los externos de la piel.

Favorece la síntesis de la melanina, previene la sequedad de la epidermis y ayuda en la salud ocular, tratando problemas como la fotofobia o la hipersensibilidad lumínica al sol.

Junto con los betacarotenos, podemos tomar otros fitonutrientes que favorecen la pigmentación de la piel. Uno de los más beneficiosos es el psolareno, principio activo del apio que ayuda a la síntesis de la melanina e incluso en el tratamiento del vitíligo (manchas blancas de la piel por pérdida total de la melanina epidérmica). También recomiendo el consumo diario de las hojas verdes y más en verano, ya que la clorofila, pigmento vegetal por antonomasia, ayuda especialmente a la relación de la piel con el sol.

Además de estos pigmentos y fitoquímicos, debemos apoyar con la ingesta de otros micronutrientes para el mantenimiento en verano de una piel fortalecida. Algunos de ellos son minerales como el zinc, el silicio, el calcio y el azufre o compuestos como los flavonoides, las vitaminas del grupo B y la vitamina E, antioxidante ejemplar en la prevención degenerativa de las células. También destacan el ácido elágico de los frutos rojos (cerezas, frambuesas, granada), fantástico químico natural protector del colágeno dérmico, así como el resveratrol de las uvas y el té verde o las antocianinas de los vegetales azules-morados. Por último, no podemos olvidar los omegas esenciales de los frutos secos o semillas y el nutriente principal que nunca debe faltar: ¡el agua!

Una forma rápida y deliciosa de proveer al cuerpo de todos estos componentes nutricionales, son los batidos o smoothies. Esta es la mejor época del año para hacer combinaciones exquisitas. Veamos algunas recetas y recuerda añadir siempre agua o leches vegetales para hacerlos más líquidos:

• Espinacas, zanahoria, mango y jengibre fresco.

• Canónigos, melocotón, 1 cucharadita de aceite de coco y canela en polvo.

• Rúcula, kiwi, zumo de zanahoria, albahaca fresca y 1 cucharadita de lino dorado

molido.

• Hierba buena, piña, jengibre fresco y remolacha cruda.

• Cerezas, melón, hojas de menta y una cucharadita de semillas de chía.

• Manzana roja, zumo de calabaza, limón, perejil y brotes de espinacas.

• Sandía, zumo de lima, zumo de apio, hierba buena y jengibre fresco.

• Arándanos, leche de coco, canela y un trocito de pera.

Sin comentarios

Escribe un comentario