Un perfume para soltar - Instituto de Estudios Naturales
24318
single,single-post,postid-24318,single-format-standard,ajax_fade,page_not_loaded,,select-theme-ver-2.5,vertical_menu_enabled,wpb-js-composer js-comp-ver-4.8.1,vc_responsive
 

Un perfume para soltar

otoño hojas camino

Un perfume para soltar

Por Ana Montes

Cuando pienso en el otoño, la primera imagen que me viene a la cabeza es un parque con el suelo lleno de hojas de los árboles. Los colores marrones, rojos y naranjas formando una gran alfombra. Pero, ¿por qué sucede eso? Con la llegada del otoño los árboles de hoja caduca desarrollan una estrategia biológica, desprenderse de los elementos que consumen más de lo que producen.

En esta época del año las horas de luz se reducen, la radiación solar pierde fuerza y los suelos muchas veces se hielan, lo que dificulta la captación de agua y nutrientes por parte de las raíces. Bajo estas condiciones la productividad de las hojas disminuye y mantener el follaje cuesta más de lo que produce, por lo que la estrategia más rentable para el árbol es perder la hoja y pasar la estación en un estado de baja actividad o reposo. En el momento de retirar el suministro de savia (y clorofila) creando una película entre la rama y la base de la hoja, que queda abandonada a su suerte. El viento y la lluvia la hacen caer.

¿Qué lección podemos aprender de esto? El otoño nos quiere enseñar la lección del desapego, la necesidad de soltar, sin arrepentimientos ni resentimientos. El mismo árbol que alimentó a los capullos y los vio crecer hasta hacerse verdes, sencillamente los deja ir cuando ya no son útiles. No hay tristeza en esta historia, ni sentido de pérdida, es un simple hecho orgánico. Lo que ya no sirve al árbol, le sirve a la tierra nutriéndola y a los insectos, proporcionándoles material para sus hogares.

Aunque nos sintamos más cómodos y seguros con esas horas perennes, con esas conductas fijadas, con esos pensamientos arraigados, con ese entorno ya conocido, debemos recordar que la vida siempre está en movimiento y en actitud de renovación. Por cada hoja que dejemos ir, nacerá un nuevo brote. Cada hoja nos está susurrando ¡suéltate! ¡entrégate! ¡confía!

Muchas veces nos quejamos de que no avanzamos, sin darnos cuenta de que no soltamos, de que no hacemos nada para solucionarlo porque tenemos miedo. Aprovechemos la energía del otoño para liberarnos de nuestras cadenas, de esas viejas actitudes, comportamientos, ideas y personas que no nos hacen felices o nos lastran. Para liberarnos de todo aquello a lo que nos hemos aferrado por miedo, culpa o costumbre. Necesitamos dejar espacio para cosas nuevas que nos ayuden a crecer y a avanzar.

Seguramente estaréis pensando: «sí, sí, muy bonito pero y eso ¿cómo lo hago?». No os voy a mentir, no es fácil pero tampoco es imposible, sólo tenéis que decidir hacerlo. Podéis empezar haciendo una limpieza en vuestro cuarto, deshaceros de todo aquello que sólo esté allí ocupando un espacio y cogiendo polvo. Después podéis hacer una lista de esas cosas que no os están haciendo feliz y qué podríais hacer para cambiarlo.

Para poder llevar todo esto a cabo, podemos ayudarnos con un perfume que nos facilite el proceso, ya que los aromas actúan directamente en nuestro sistema límbico, región del cerebro que se encarga de las emociones, comportamiento y memoria. El perfume que os propongo lo vamos a hacer con esencias sagradas egipcias, y para este proceso vamos a utilizar las siguientes:

 

  • Ambar rojo: nos ayuda a cortar todos los lazos que nos impiden seguir avanzando, a eliminar toda resistencia al cambio y deja que las cosas ocurran.
  • Flor de saqqara: nos aporta valor para hacer frente a todas los problemas de nuestra vida.
  • Mirra: para recordar nuestra maestría.
  • Carnattion: nos ayuda a elegir el camino, reconociendo las herramientas y habilidades que hemos traído a esta vida.
  • Sándalo: para ayudarnos a ver las cosas con mayor claridad.
  • Rosa: para realizar todo el proceso desde el amor. Nos ayuda a perdonar y olvidar para volver a empezar.
  • Flor del nilo: es la esencia que nos ayuda en los cambios de nuestra vida.
  • Jazmín: para recobrar nuestro poder personal.

 

 

¡Animaos a ser árboles y disfrutad de esta etapa de renovación!

No Comments

Post a Comment