La vida, una obra en proceso: The Work. Entrevista con Maria J. Concha Agúndez, facilitadora certificada. - Instituto de Estudios Naturales
2219
single,single-post,postid-2219,single-format-standard,ajax_fade,page_not_loaded,,select-theme-ver-2.5,vertical_menu_enabled,wpb-js-composer js-comp-ver-4.8.1,vc_responsive
 

La vida, una obra en proceso: The Work. Entrevista con Maria J. Concha Agúndez, facilitadora certificada.

La vida, una obra en proceso: The Work. Entrevista con Maria J. Concha Agúndez, facilitadora certificada.

The work byron katie madrid

Entrevista publicada en Espacio Humano, Abril 2012

María Jesús viene radiante e impecable. Sonríe medio nerviosa, con inteligencia toca el borde de la mesa y mirándonos a los ojos pareciera que las preguntas las hace ella, que lo natural es mirarse así.

Buenas tardes María Jesús. Nos dicen que eres una gran conductora de The Work, pero antes queríamos saber qué es eso.

R- The Work consiste en identificar y cuestionar los pensamientos que te hacen sufrir y estresarte. Es simple, poderoso y transforma de raíz. Aquello que te molesta de tus padres, pareja, hijos, jefe… se convierte en la llave de la alegría interior. Es un trabajo que sólo se puede comprender cuando se practica.

¿Cómo? Muy fácil: Observo mis juicios. Respondo cuatro preguntas, invierto los juicios y actúo. Después miro diferente: hay nuevas oportunidades que antes no veía.

Por ejemplo, yo solía creer que “mi padre debería respetarme”. Yo le culpaba de muchos de mis males y le consideraba una persona insultante e irrespetuosa. Dediqué 40 años de mi vida a intentar hacerle cambiar y a intentar convencerle de que las cosas que decía me hacían daño. La realidad es que mi padre, a pesar de mis bienintencionados esfuerzos, no cambió. Perdí tiempo, energía y la posibilidad de disfrutar de mi padre tal y como es. Este es un trabajo que me invita a ser honesta y auténtica, a poner mis creencias en el papel y así lo hice. Luego, me hice las 4 preguntas:

  • 1***¿Es verdad que mi padre debería respetarme?
  • 2***¿Puedo saber que es verdad con absoluta certeza, 100%, que mi padre debería respetarme?
  • 3***¿Cómo reacciono, qué sucede cuando creo este pensamiento, que mi padre debería respetarme, y la realidad es que no lo hace?
  • 4***¿Quién sería yo en su presencia, ante sus mismas palabras y sin ese pensamiento, que mi padre debería respetarme?

 

Hacer The Work me ha llevado a comprender desde lo mas profundo de mí que mi padre es perfecto tal y como es, que yo no necesito que él cambie ni un ápice para yo ser feliz, que siempre ha estado a mi lado y que su amor por mí es la raíz de mi existencia. He aprendido a respetarme a mí misma delante de él y a respetarle a él tal y como es. He ganado que ahora tengo la capacidad de disfrutar la presencia de mi padre y, no solo eso, sino que además me he dado cuenta de todo lo que me aporta. Ver lo que me ha hecho ver The Work, para mí, no tiene precio. Me devuelve la conexión y el amor con la gente que más amo, me abre el corazón. Me permite vivir a mí y dejar vivir a los de mí alrededor.

Hay quien me dice: “si amas o aceptas lo que es” lo permitirás todo. Y mi experiencia es que soy mucho más clara y eficaz poniendo límites que antes. Dejar ser a la gente me da mucho más tiempo para ocuparme de ser feliz yo.

The Work, además, puede hacerse con cualquier cosa: dinero, muerte, enfermedad,… Recuerdo cómo hace un tiempo me quedé sin trabajo y sin apoyo económico. Con una casa alquilada, hipoteca y tres hijos no parecía haber salida. Mis pensamientos eran: “Me falta dinero“, “no tengo apoyo“, “me echarán de la casa“… The Work me hizo darme cuenta de que en ese preciso instante no me faltaba de nada y, no solo eso, sino que me sobraba. Mi mente se abrió y aparecieron muchas opciones. En plena crisis las oportunidades se multiplicaron. Nunca había trabajado tanto.

Qué buena pinta tiene, pero ¿puedes asegurar con absoluta certeza que The Work funciona?

R- No tengo la absoluta certeza de nada. En realidad, las preguntas no tienen ningún poder en sí mismas. Son las respuestas las que, en mi experiencia, producen el milagro. Cuando me pregunto con verdadera curiosidad, sin expectativas, aflora algo más allá de lo que ya sabía: veo otras cosas que no veía antes y que me hacen ser mucho más humana, lúcida y apacible.
Esto de preguntarse con curiosidad parece que necesita preparación previa. ¿lo puede hacer todo el mundo?

R- Sí, cualquier persona: licenciados y analfabetos, adultos, ancianos y niños.  Tan solo necesitas tener una mente abierta, un boli y un papel. Y, si no sabes escribir, ni siquiera eso.

¿Y sabrías decirnos de dónde nace The Work?

R- The Work vino al mundo de la mano de Byron Katie, una mujer que, tras años de profunda depresión, se dio cuenta de que cuando creía sus pensamientos sufría y cuando no los creía no sufría. Esto nos pasa a todos. Un día comenzó a cuestionar todas sus creencias con cuatro preguntas y fue fiel a las verdades que encontraba en su interior. Se convirtió, como dice ella, en “una amante de lo que es”, una mujer lúcida, auténtica, feliz.

Muy interesante ¿Y tú cómo lo conociste?

R- Hace tan sólo cuatro años yo estaba separada, seis años sin pareja, con un terrible miedo a enamorarme y a cargo de res hijos, dos adolescentes que, en mi opinión, andaban por mal camino y que les sentía odiarme. Me tomaba las cosas muy a pecho y hacía una montaña de un grano de arena. Necesitaba irme a menudo de casa durante unos días para recuperarme. Al volver el stress y el miedo se apoderaban de mí. En la relación con mi exmarido dominaban los resentimientos y estancados no podíamos llegar a acuerdos. Estaba desesperada. Entonces llegó a mis manos el libro Amar lo que es. Ahí se describe el proceso para cuestionar los pensamientos con las cuatro preguntas y, tras la experiencia de un taller, decidí irme a EEUU a conocer a Katie y a experimentar The Work. Decidí dejar en paz a mi familia y entregarme completamente a cuestionar mi pensamiento: para ello estudié inglés, me fui a Turnaround House, un programa de 28 días y entré en el proceso de certificación [proceso de profundización en The Work]. He dedicado los últimos años de mi vida a experimentarlo. Desde entonces la vida no ha dejado de transcurrir, con sus sobresaltos y regalos y ahora confío en mis hijos y en mi vida;  me siento conectada a ellos y a mí misma. Me siento en paz con mi exmarido y perdí el miedo a enamórame de nuevo. Vivo enamorada de la vida y mi pareja. He dejado de esperar que otros se ocupen de mí para ocuparme yo. He dejado de esperar que otros vivan para mí para hacerlo yo. Esto, creo, es la libertad. Ahora que no espero y dejo vivir, recibo mucho más que nunca.

¿Sin guía o con guía? ¿Cuál es la diferencia?

Un facilitador te sostiene en el proceso, te avisa cuando no estás respondiendo y puede ofrecerte inversiones que no estás viendo. Observo que a veces mi mente está muy cerrada y estoy segura de que tengo razón. Aparecen muchas resistencias al responder las preguntas. En esos casos un facilitador es de gran ayuda para mí.

También al principio fue una gran ayuda para mí asistir a talleres y trabajar con facilitadores. Me ayudó a comprenderlo, a integrarlo, a cogerle el truco. Para mí no fue suficiente el libro, yo me perdía sola. Esto, sin embargo es muy personal, cada uno sabe. Todo lo necesario para hacer The Work está en Internet y es gratuito: hay documentación a descargar, vídeos en diferentes temas, etc…. Yo estoy segura de que hay personas para las que todo eso es más que suficiente. Lo importante es ponerse a hacerlo y experimentarlo.

Qué rápido ha pasado el tiempo. Muchas gracias María, nos vemos el próximo jueves.

R-Muchas gracias a vosotros, sois un encanto

Dejamos a María Jesús sonriendo, con la misma simpatía intocable que nos ha contagiado, ahora sabemos que nuestras respuestas tienen tanto valor como las cosas que vemos en el mundo.

Maria Jesús imparte cursos de The Work en IEN. Más info: http://www.ienelvergel.com/curso-the-work-madrid/

No Comments

Sorry, the comment form is closed at this time.